Nuestro Mundo Maravilloso
© Juan José Segura Pastor
Producción Audiovisual y Editorial

La cova de les Dones en Aigües (Alicante)

La    Cova    de    les    Dones    es    uno    de    esos    lugares    que    pasan    desapercibidos    entre    nuestros rincones   naturales.   Una   pequeña   cueva   de   apenas   30   metros   de   profundidad   en   la   vertical pared   de   un   estrecho   y   complicado   barranco.   Normalmente   estas   pequeñas   oquedades   en   la montaña   han   sido   refugio   de   pastores   en   el   pasado   siglo.   Si   las   oquedades   no   eran   muy profundas,   sobre   todo   en   piedras   calcarenitas   como   el   Monte   Arabí,   sirvieron   como   refugio durante   el   neolítico   y   si   hay   suerte   podemos   contemplar   en   ellas   las   pinturas   rupestres   típicas del   Levante   peninsular.   Cuando   las   cavidades   tenían   una   cierta   profundidad   y   la   luz   exterior no   llegaba   a   todas   sus   salas,   se   convertían   en   santuarios   donde   realizar   ritos   sagrados   en tiempos   pasados.   Éste   parece   ser   el   caso   de   la   Cova   de   le   Dones   que   nos   ocupa   en   este reportaje. La   Cova   de   les   dones   está   situada   en   la   provincia   de Alicante   al   norte   del municipio   de   Aigües   (también   conocido   como   Aguas   de   Busot).   Es   una zona    con    tradición    “cuevil”    porque    no    lejos    de    allí,    en    el    municipio cercano   de   Busot,   se   encuentran   las   famosas   Cuevas   de   Canelobre   con espectaculares   salas   y   extraordinarios   espeleotemas.   Nuestra   cueva   de hoy   no   tiene   nada   que   ver   con   aquella.   Es   una   modesta   caverna   con   una entrada   de   unos   diez   metros   de   largo   por   algo   más   de   tres   metros   de altura   orientada   al   noroeste.   La   primera   de   sus   salas   es   la   más   espaciosa y   luminosa. Al   fondo   de   esta   sala,   en   la   parte   derecha,   se   abre   una   gatera por   la   cual   podemos   reptar   para   llegar   a   otras   dos   salas   de   pequeño tamaño   en   las   que   la   oscuridad   es   casi   total.   Desde   la   última   de   estas salas   podemos   trepar   por   la   pétrea   pared   con   unos   escalones   tallados muy   rústicamente   hasta   una   sala   de   tan   baja   altura   que   es   imposible   ni   siquiera   sentarse   (apenas   medio   metro   de   suelo   a techo). Lo   curioso   de   esta   cavidad   es   que   en   la   parte   más   profunda   e   inaccesible   de   la   cueva   se   encontraron   restos   de   cerámica Ática   de   figuras   rojas,   cuya   técnica   llegó   a   la   Península   Ibérica   en   el   siglo   IV   a.C.   procedente   de   Grecia   que   se   hizo   accesible a   las   poblaciones   Íberas   urbanas   del   Levante,   sureste   y   la   alta Andalucía.   También   aparecieron   en   las   salas   más   inaccesibles cerámica   Ibérica   común   e   Ibérica   pintada   también   de   entre   los   siglos   V   y   I   a.C.   Como   siempre   la   gran   pregunta   es   ¿qué hacía   allí   esa   cerámica   si   apenas   podía   estar   una   persona   sentada   en   esas   salas?   Para   tratar   de   imaginar   una   teoría   que   respuesta   a   esta   incógnita   debemos   apoyarnos   con   otros   dos   hallazgos   de   la   cueva.   El   primero   es   una   canal   tallada   en   la roca   de   seis   metros      de   longitud   y   unos   veinte   centímetros   de   ancho   que   penetra   en   la   cueva   para   conducir   agua   y   que   se ha   datado   también   de   aquella   época.   El   segundo   son   unos   escalones   tallados   en   la   pared   para   acceder   a   las   salas   pequeñas. También nos puede ayudar,  para conocer el fin de todo ésto, que no se haya encontrado en ella ningún enterramiento.   Uniéndolo   todo   y   sabiendo   que   los   santuarios   íberos   naturales   (loca   sacra   libera)   estaban   situados   en      cuevas   aisladas;   que la   religión   ibérica   incluía   agua   en   sus   rituales   de   fecundidad   y   la   productividad   agraria;   y   que   las   ofrendas   cerámicas   eran para   sus   ritos   funerarios   o   de   paso   a   las   diferentes   edades;   nos   permite   suponer   que   en   esta   cueva   se   podrían   realizar   ritos de   paso   de   niños   a   adultos   o   de   jóvenes   a   guerreros   o   chamanes.   Por   tanto,   podemos   imaginarnos   a   jóvenes   íberos entrando   en   la   cueva   para   demostrar   su   valentía,   dejando   atrás   su   anterior   estado   y   saliendo   convertidos   en   hombres adultos,   valientes   guerreros   o   sabios   chamanes.   Un   estado   larvario   que   desaparece   para   renacer   en   un   nuevo   estado gracias a la madre tierra y a su útero de piedra. Sin   duda   es   una   idea   preciosa   que   nos   permite   visitar   este   rincón   con   otros   ojos.   Mientras   nos   arrastramos   por   sus estrechas   galerías   nos   fundimos   con   compatriotas   de   hace   2500   años   temerosos   de   la   oscuridad   que   superando   sus   miedos se   transformaban   para   siempre.   Tal   vez   sólo   se   trata   de   un   refugio   de   pastores   donde   se   cobijaban   y   realizaban   ritos   de fertilidad para sus animales o sus campos. En todo caso es la unión de la naturaleza y la cultura humana conviviendo.
Atrás Atrás
La   Cova   de   les   Dones   es   uno   de esos         lugares         que         pasan desapercibidos      entre      nuestros rincones   naturales.   Una   pequeña cueva    de    apenas    30    metros    de profundidad   en   la   vertical   pared de     un     estrecho     y     complicado barranco.      Normalmente      estas pequeñas       oquedades       en       la montaña     han     sido     refugio     de pastores   en   el   pasado   siglo.   Si   las   oquedades   no   eran   muy profundas,    sobre    todo    en    piedras    calcarenitas    como    el Monte Arabí,   sirvieron   como   refugio   durante   el   neolítico   y   si hay     suerte     podemos     contemplar     en     ellas     las     pinturas rupestres     típicas     del     Levante     peninsular.     Cuando     las cavidades   tenían   una   cierta   profundidad   y   la   luz   exterior   no llegaba   a   todas   sus   salas,   se   convertían   en   santuarios   donde realizar   ritos   sagrados   en   tiempos   pasados.   Éste   parece   ser el    caso    de    la    Cova    de    le    Dones    que    nos    ocupa    en    este reportaje. La    Cova    de    les    dones    está    situada    en    la    provincia    de Alicante     al     norte     del     municipio     de     Aigües     (también conocido   como   Aguas   de   Busot).   Es   una   zona   con   tradición “cuevil”   porque   no   lejos   de   allí,   en   el   municipio   cercano   de Busot,   se   encuentran   las   famosas   Cuevas   de   Canelobre   con espectaculares      salas      y      extraordinarios      espeleotemas. Nuestra   cueva   de   hoy   no   tiene   nada   que   ver   con   aquella.   Es una   modesta   caverna   con   una   entrada   de   unos   diez   metros de   largo   por   algo   más   de   tres   metros   de   altura   orientada   al noroeste.    La    primera    de    sus    salas    es    la    más    espaciosa    y luminosa.   Al   fondo   de   esta   sala,   en   la   parte   derecha,   se   abre una   gatera   por   la   cual   podemos   reptar   para   llegar   a   otras dos   salas   de   pequeño   tamaño   en   las   que   la   oscuridad   es   casi total.   Desde   la   última   de   estas   salas   podemos   trepar   por   la pétrea   pared   con   unos   escalones   tallados   muy   rústicamente hasta   una   sala   de   tan   baja   altura   que   es   imposible   ni   siquiera sentarse (apenas medio metro de suelo a techo). Lo   curioso   de   esta   cavidad   es   que   en   la   parte   más   profunda e   inaccesible   de   la   cueva   se   encontraron   restos   de   cerámica Ática    de    figuras    rojas,    cuya    técnica    llegó    a    la    Península Ibérica   en   el   siglo   IV   a.C.   procedente   de   Grecia   que   se   hizo accesible    a    las    poblaciones    Íberas    urbanas    del    Levante, sureste   y   la   alta Andalucía.   También   aparecieron   en   las   salas más   inaccesibles   cerámica   Ibérica   común   e   Ibérica   pintada también   de   entre   los   siglos   V   y   I   a.C.   Como   siempre   la   gran pregunta   es   ¿qué   hacía   allí   esa   cerámica   si   apenas   podía estar    una    persona    sentada    en    esas    salas?    Para    tratar    de imaginar    una    teoría    que    dé    respuesta    a    esta    incógnita debemos   apoyarnos   con   otros   dos   hallazgos   de   la   cueva.   El primero   es   una   canal   tallada   en   la   roca   de   seis   metros      de longitud   y   unos   veinte   centímetros   de   ancho   que   penetra   en la   cueva   para   conducir   agua   y   que   se   ha   datado   también   de aquella   época.   El   segundo   son   unos   escalones   tallados   en   la pared   para   acceder   a   las   salas   pequeñas.   También   nos   puede ayudar,      para   conocer   el   fin   de   todo   ésto,   que   no   se   haya encontrado en ella ningún enterramiento.     Uniéndolo    todo    y    sabiendo    que    los    santuarios    íberos naturales    (loca    sacra    libera)    estaban    situados    en        cuevas aisladas;   que   la   religión   ibérica   incluía   agua   en   sus   rituales de     fecundidad     y     la     productividad     agraria;     y     que     las ofrendas   cerámicas   eran   para   sus   ritos   funerarios   o   de   paso a   las   diferentes   edades;   nos   permite   suponer   que   en   esta cueva   se   podrían   realizar   ritos   de   paso   de   niños   a   adultos   o de    jóvenes    a    guerreros    o    chamanes.    Por    tanto,    podemos imaginarnos    a    jóvenes    íberos    entrando    en    la    cueva    para demostrar   su   valentía,   dejando   atrás   su   anterior   estado   y saliendo      convertidos      en      hombres      adultos,      valientes guerreros    o    sabios    chamanes.    Un    estado    larvario    que desaparece   para   renacer   en   un   nuevo   estado   gracias   a   la madre tierra y a su útero de piedra. Sin   duda   es   una   idea   preciosa   que   nos   permite   visitar   este rincón    con    otros    ojos.    Mientras    nos    arrastramos    por    sus estrechas   galerías   nos   fundimos   con   compatriotas   de   hace 2500    años    temerosos    de    la    oscuridad    que    superando    sus miedos   se   transformaban   para   siempre.   Tal   vez   sólo   se   trata de   un   refugio   de   pastores   donde   se   cobijaban   y   realizaban ritos   de   fertilidad   para   sus   animales   o   sus   campos.   En   todo caso    es    la    unión    de    la    naturaleza    y    la    cultura    humana conviviendo.
Producción Audiovisual y Editorial
Nuestro Mundo Maravilloso
© Juan José Segura Pastor
Atras Atras

La cova de les Dones en Aigües