© Juan José Segura Pastor

Kids of Copper

Chicos del cobre

Kids   of   Copper   -   Chicos   del   Cobre    es   un   sobrecogedor   documental   social   rodado   en   4K   en   pleno   corazón   de   África.   Cuenta la   historia   de   superación   de   Small,   un   niño   ghanés   que   salió   de   su   pueblo   natal,   al   morir   su   madre,   con   apenas   10   años. Abandonando   a   su   familia   se   fue   a   trabajar   en   el   reciclado   del   cobre   al   vertedero   de   residuos   tecnológicos   de   Sikkens,   en   la capital   de   Ghana.   Sin   embargo,   su   sueño   es   regresar   a   la   aldea   de   su   familia,   a   más   de   500   km   de   distancia   en   el   norte   del país.   El   documental   trata   del   viaje   de   superación   de   un   niño   que   se   transforma   en   adolescente   y   que   trabajando   en   uno   de los   lugares   más   desoladores   del   planeta,   logra   volver   a   su   hogar   y   ser   respetado   por   su   clan.   Compartiremos   la   vida   de   Small y   sus   amigos   mientras   trabajan   en   condiciones   infrahumanas,   acompañaremos   a   Small   en   su   viaje   de   vuelta   al   hogar   y disfrutaremos de la austera y, sin embargo, feliz vida de su poblado natal. La   idea   surgió   tras   varios   viajes   del   fotógrafo   Vicente   Albero   al lugar   con   el   fin   de   publicar   un   libro   con   sus   trabajos.   Para   ello, decidió   integrarse   entre   los   trabajadores   del   vertedero   y   descubrir realmente   cuáles   eran   sus   rutinas   y   sus   modos   de   vida. Allí   conoció a   Small   y   su   historia,   quedando   prendado   de   ella.   Para      su   tercer viaje   nos   propuso   realizar   este   documental,   y   por   supuesto   nos pusimos manos a la obra. Era    muy    importante    mantener    la    estética    fotográfica    de    Vicente Albero    y    por    eso    participa    en    el    documental    como    director    de fotografía.   Con   su   experiencia   logramos   plasmar   un   ambiente   que nos    introduce    en    este    mundo    arenoso,    humeante    y    plagado    de contaminación,   pero   a   la   vez   humano   y   bondadoso.   El   trabajo   de estos   chicos   está   dictado   por   la   vorágine   consumista   en   la   que   nos   hemos   metido   en   occidente.   La   acumulación   de   artilugios tecnológicos   como   pantallas,   teclados,   televisores   o   neveras,   tan   comunes   en   nuestra   vida,   hace   que   las   imágenes   tomadas adquieran   gran   profundidad   metafórica,   lo   que   nos   ha   permitido   grabar   planos   muy   sugerentes   y,   a   la   vez,   hermosos   y cuidados estéticamente. La   propuesta   temática   es   muy   interesante   porque,   a   pesar   de   la   lejanía del   mundo   de   esos   niños   africanos   con   respecto   a   nuestros   jóvenes,   hay un   nexo   que   les   une   de   forma   indivisible.   El   documental   pretende concienciar   a   nuestros   chavales   de   la   importancia   de   realizar   un   uso correcto   de   la   tecnología,   evitando   entrar   en   la   vorágine   del   consumo en    donde    un    aparato    electrónico    queda    obsoleto    en    apenas    unas decenas   de   meses   y   acabamos   sustituyéndolo   por   otro.   Por   ello,   el objetivo   final   del   documental,   una   vez   haya   pasado   por   los   festivales   y salas    de    cine,    es    realizar    proyecciones    en    colegios,    institutos    y ayuntamientos    donde    nuestros    jóvenes    puedan    concienciarse    de    la importancia   del   reciclaje   y   conozcan   otras   duras   realidades.   También habrá     una     versión     enteramente     en     inglés     para     su     distribución internacional. En   la   propuesta   estética   se   ha   tenido   mucho   cuidado   en   contrastar   las   espectaculares   y   crudas   imágenes   de   los   chicos   en   la escombrera   con   el   austero   entorno   natural   de   la   vida   en   el   poblado   familiar   de   Zabzugu.   Para   resaltar   la   fuerza   de   los personajes,   en   el   documental   podemos   ver   primeros   planos   de   esos chicos   de   cobre   en   los   que   nos   cuentan   con   sus   propias   palabras   sus deseos, anhelos y la razón que les ha llevado hasta allí. La    historia    de    estos    chicos    merece    ser    contada    porque    finalmente aunque   no   lo   parezca   sus   sueños   no   son   tan   distintos   de   los   nuestros. Para    ayudarles    se    ha    realizado    un    libro    solidario     con    el    fantástico trabajo del fotógrafo Vicente Albero. Grabar      este      documental      ha      sido      una      experiencia      personal extraordinaria   y   estos   chicos   de   cobre   formarán   parte   de   nuestras   vidas para siempre.
Atrás Atrás
Título: Kids of Copper. Chicos del Cobre. Dirección: Juanjo Segura Dirección de fotografía: Vicente Albero Guion: Carlos Segura País: España Idioma: Español, Inglés Localizaciones: Acra, Tamale y Zabzugu en Ghana Duración: 66 minutos
Nuestro Mundo Maravilloso
Producción Audiovisual y Editorial

Kids of Copper

Chicos del cobre

Kids    of    Copper    -    Chicos    del    Cobre     es    un    sobrecogedor documental   social   rodado   en   4K   en   pleno   corazón   de   África. Cuenta   la   historia   de   superación   de   Small,   un   niño   ghanés   que salió   de   su   pueblo   natal,   al   morir   su   madre,   con   apenas   10   años. Abandonando   a   su   familia   se   fue   a   trabajar   en   el   reciclado   del cobre   al   vertedero   de   residuos   tecnológicos   de   Sikkens,   en   la capital   de   Ghana.   Sin   embargo,   su   sueño   es   regresar   a   la   aldea de   su   familia,   a   más   de   500   km   de   distancia   en   el   norte   del   país. El   documental   trata   del   viaje   de   superación   de   un   niño   que   se transforma    en    adolescente    y    que    trabajando    en    uno    de    los lugares   más   desoladores   del   planeta,   logra   volver   a   su   hogar   y ser   respetado   por   su   clan.   Compartiremos   la   vida   de   Small   y sus    amigos    mientras    trabajan    en    condiciones    infrahumanas, acompañaremos    a    Small    en    su    viaje    de    vuelta    al    hogar    y disfrutaremos   de   la   austera   y,   sin   embargo,   feliz   vida   de   su poblado natal. La   idea   surgió   tras   varios   viajes   del   fotógrafo   Vicente   Albero   al lugar   con   el   fin   de   publicar   un   libro   con   sus   trabajos.   Para   ello, decidió     integrarse     entre     los     trabajadores     del     vertedero     y descubrir   realmente   cuáles   eran   sus   rutinas   y   sus   modos   de vida. Allí   conoció   a   Small   y   su   historia,   quedando   prendado   de ella.   Para      su   tercer   viaje   nos   propuso   realizar   este   documental, y por supuesto nos pusimos manos a la obra. Era   muy   importante   mantener   la   estética   fotográfica   de   Vicente Albero   y   por   eso   participa   en   el   documental   como   director   de fotografía.   Con   su   experiencia   logramos   plasmar   un   ambiente que   nos   introduce   en   este   mundo   arenoso,   humeante   y   plagado de    contaminación,    pero    a    la    vez    humano    y    bondadoso.    El trabajo   de   estos   chicos   está   dictado   por   la   vorágine   consumista en   la   que   nos   hemos   metido   en   occidente.   La   acumulación   de artilugios   tecnológicos   como   pantallas,   teclados,   televisores   o neveras,   tan   comunes   en   nuestra   vida,   hace   que   las   imágenes tomadas   adquieran   gran   profundidad   metafórica,   lo   que   nos   ha permitido   grabar   planos   muy   sugerentes   y,   a   la   vez,   hermosos y cuidados estéticamente. La   propuesta   temática   es   muy   interesante   porque,   a   pesar   de   la lejanía    del    mundo    de    esos    niños    africanos    con    respecto    a nuestros   jóvenes,   hay   un   nexo   que   les   une   de   forma   indivisible. El   documental   pretende   concienciar   a   nuestros   chavales   de   la importancia    de    realizar    un    uso    correcto    de    la    tecnología, evitando    entrar    en    la    vorágine    del    consumo    en    donde    un aparato   electrónico   queda   obsoleto   en   apenas   unas   decenas   de meses   y   acabamos   sustituyéndolo   por   otro.   Por   ello,   el   objetivo final   del   documental,   una   vez   haya   pasado   por   los   festivales   y salas   de   cine,   es   realizar   proyecciones   en   colegios,   institutos   y ayuntamientos   donde   nuestros   jóvenes   puedan   concienciarse de     la     importancia     del     reciclaje     y     conozcan     otras     duras realidades.   También   habrá   una   versión   enteramente   en   inglés para su distribución internacional. En    la    propuesta    estética    se    ha    tenido    mucho    cuidado    en contrastar   las   espectaculares   y   crudas   imágenes   de   los   chicos en   la   escombrera   con   el   austero   entorno   natural   de   la   vida   en   el poblado   familiar   de   Zabzugu.   Para   resaltar   la   fuerza   de   los personajes,   en   el   documental   podemos   ver   primeros   planos   de esos   chicos   de   cobre   en   los   que   nos   cuentan   con   sus   propias palabras   sus   deseos,   anhelos   y   la   razón   que   les   ha   llevado   hasta allí. La     historia     de     estos     chicos     merece     ser     contada     porque finalmente    aunque    no    lo    parezca    sus    sueños    no    son    tan distintos   de   los   nuestros.   Para   ayudarles   se   ha   realizado   un libro   solidario    con   el   fantástico   trabajo   del   fotógrafo   Vicente Albero. Grabar    este    documental    ha    sido    una    experiencia    personal extraordinaria    y    estos    chicos    de    cobre    formarán    parte    de nuestras vidas para siempre.
Atrás Atrás
Título: Kids of Copper. Chicos del Cobre. Dirección: Juanjo Segura Dirección de fotografía: Vicente Albero Guion: Carlos Segura País: España Idioma: Español, Inglés Localizaciones: Acra, Tamale y Zabzugu en Ghana Duración: 66 minutos
© Juan José Segura Pastor